Cada proyecto es distinto y, por ello, nuestros traductores trabajan por especialidades:

Turismo, marketing y comunicación:  La traducción se adapta a los objetivos de la marca o de la empresa. Implica un buen nivel de creatividad por parte de los traductores y adaptación del lenguaje al contexto final.

Traducción jurídica y administrativa: Traductores con un alto nivel de especialización, formación en Derecho y conocimientos de la legislación y la terminología que caracteriza la documentación jurídica de cada país; para que la traducción no sea un obstáculo añadido en la interpretación de documentos oficiales.

Traducción técnica y comercial: La traducción busca la fidelidad con el texto de partida y la claridad en la información. Para documentos técnicos, comerciales o correspondencia en general.

Integramos nuestro programa de traducción asistida y gestión terminológica que nos permite ofrecer precios más competitivos.

Los traductores traducen exclusivamente hacia su lengua materna y un grupo de revisores se encarga después de garantizar la calidad final de la traducción.